1892 – Nacimiento en Aix-en-Provence (Francia) del compositor DARIUS MILHAUD. Estudió en el Conservatorio de París con Widor y Dukas. Después de la Primera Guerra Mundial, en la época de la efervescencia de todas las artes, entró en la esfera de influencia del ingenioso dramaturgo y poeta Jean Cocteau y del extravagante músico Eric Satie. Pasó un tiempo como agregado de la embajada francesa en Río de Janeiro, donde su espíritu siempre vivaz asimiló muchas cosas del folklore brasileño. Al regresar pasó a formar parte del “Grupo de los Seis”, con Arthur Honegger, Francis Poulenc, Auric, Durey y Madame Tailleferre.
Al comienzo de su actividad creadora estuvo bajo la influencia de Debussy; luego lo atrajeron las teorías de Arnold Schoenberg, pero logró desde muy pronto un estilo propio que se puede caracterizar como un anhelo de belleza formal, una expresión de la alegría de vivir y un acercamiento a las filosofías positivas. Hay que mencionar también una inclinación siempre presente hacia lo nuevo, una voluntad de experimentar para poner al descubierto lo desconocido.
Sus obras para la escena son poco conocidas fuera de su país. Comenzó con un drama sobre los Atridas (Orestie) que debió esperar décadas para ser estrenado; luego siguió con un “drama satírico” titulado Protée (1922), con el “ballet cantado” Salade (1924) y con Le train bleu (del mismo año), que llevaba como subtítulo “opereta bailada”. Una impresión más duradera produjo la ópera Les malheurs d’Orphée (1924).
Cuando Universal-Edition de Viena le encargó una ópera, Milhaud envió una obra breve, de nueve minutos de duración, titulada L’enlèvement d’Europe, que produjo dolores de cabeza al editor. Éste lo animó a que completara un ciclo. Milhaud lo completó con dos óperas de la misma duración: L’abandon d’Ariane y La déliverance de Thésée. Y sin embargo, estas contribuciones al teatro musical de ninguna manera son las obras en un acto más breves. Milhaud compuso también óperas que duraban menos, de concentración y brevedad parodísticas. Le boeuf sur le toit es la más conocida de esa serie. En 1927 escribió Le pauvre matelot, y en los años siguientes pasó del extremo de la brevedad aforística, casi cabaretística, al extremo opuesto, pues Christophe Colomb es teatro épico con un desarrollo amplio, contemplativo y lírico.
Luego continuó la línea de la “gran ópera”. En Maximiliano (1932) describe el trágico destino del desgraciado Habsburgo en el trono imperial de México y su muerte a manos del dirigente popular Benito Juárez. Durante la Segunda Guerra Mundial emigró a Estados Unidos, donde permaneció hasta 1948. Allí surgió Medea; al volver compuso una ópera grandiosa, Bolívar, basada en el texto de Jules Supervielle, que describe la brillante lucha por la emancipación de América del Sur bajo la dirección de Simón Bolívar, hombre de Estado heroico e inteligente, así como su amarga desilusión y su triste final. El joven Estado de Israel encargó a Milhaud una ópera. Éste compuso un interesante David basado en textos bíblicos, que se estrenó en forma de concierto en Jerusalén, en junio de 1954. La ópera La mère coupable, que se estrenó en Ginebra el 13 de junio de 1966, pone música a la tercera comedia de la famosa trilogía de Beaumarchais, de cuyas numerosas versiones musicales sobreviven sobre todo El barbero de Sevilla de Rossini y Las bodas de Figaro de Mozart, mientras que el tercer tema, el de “la madre culpable”, ha motivado a muy pocos compositores. DARIUS MILHAUD falleció en Ginebra, el 22 de junio de 1974.

Fuente:
Pahlen, Kurt – DICCIONARIO DE LA OPERA

——————————–

Rudolf Schock1915 – Nacimiento en Duisburg (Alemania) del tenor RUDOLF SCHOCK. Estudió canto en Colonia y Hanover. Su debut tuvo lugar en Brunswick en 1937 pero su carrera artística fue interrumpida por cinco años de servicio militar. En 1946 fue contratado por la Opera de Berlín y Hamburgo, permaneciendo con ésta última hasta 1956. Su debut en el Festival de Salzburgo fue en 1948, seguido por dos temporadas en el Covent Garden (1949-50) donde abordó, entre otros, los roles de Rodolfo (La bohème), Alfredo (La traviata), Tamino (Zauberflöte) y Pinkerton (Madama Butterfly).
En 1951 se unió a la Opera de Viena y al año siguiente cantó en el Festival de Edimburgo. Su debut en Bayreuth fue como Walter von Stolzing (Die Meistersinger von Nürnberg) en 1959, un rol que él previamente había grabado con Rudolf Kempe. Su posterior carrera fue más exitosa en opereta, televisión y cine. SCHOCK grabó prolíficamente por un lapso de casi treinta años, incluyendo Lohengrin, Erik en Der fliegende Holländer, y Max en Der Freischütz, como así también operetas de Johann Strauss y Lehar, lieder y canciones populares. Fue considerado por muchos el sucesor de Richard Tauber.

Fuente:
http://www.naxos.com/

Websites dedicados al tenor Rudolf Schock:
http://www.rudolfschock.nl/
http://tenorschock.blogspot.com/

——————————–

René Pape1964 – Nacimiento en Dresde (Alemania) del bajo barítono RENÉ PAPE. Recibió su educación musical en el Coro de la Cruz de Dresde y en el Conservatorio de la misma ciudad. Debutó en la Staatsoper Unter den Linden en 1988, y consiguió reconocimiento internacional en 1995, cuando Sir Georg Solti lo eligió como Sarastro en su producción de La flauta mágica.
El año 1995 también fue su debut en el Metropolitan Opera, donde ha vuelto cada año desde entonces. Su repertorio incluye virtualmente todos los grandes papeles en alemán para bajo, así como Ramfis en Aida, Felipe II en Don Carlo, Mefistófeles en Fausto, y el rol titular de Boris Godunov.
RENÉ PAPE debutó en el cine en la película de Kenneth Branagh La flauta mágica, producida en 2006.

Fuente:
http://es.wikipedia.org/wiki/Ren%C3%A9_Pape

Página oficial:
http://www.renepape.com/

——————————–

Georg Solti1997 – Fallecimiento en Antibes (Francia) del director SIR GEORG SOLTI a los 84 años de edad. SIR GEORG SOLTI había nacido en Budapest (Hungría) el 21 de octubre de 1912. Alumno de Dohnányi, Bartók y Kodály en el Instituto Liszt de su ciudad natal, se desempeñó como repetidor en Budapest y fue asistente de Toscanini en Salzburgo (1936-37); debut en Budapest, Le Nozze di Figaro, 1938. Después de pasar los años de guerra en Suiza, se convirtió en director musical de la Opera Bávara (1946-52), director general en Francfort (1952-61) y director musical en el Covent Garden (1961-71), elevando a la compañía a un nivel de ejecución internacional; músico asesor de la Opera de París (1971-73). Otras presentaciones del maestro SOLTI: San Francisco (debut, Elektra, 1953), Glyndebourne (Don Giovanni, 1954), Opera de Chicago (debut, Salome, 1956), Salzburgo (desde 1956) y el Metropolitan (debut, Tannhäuser, diciembre 1960), donde dirigió durante tres temporadas Aida, Boris Godunov, Don Carlo, Otello y Tristan. Desde 1969, es director musical de la Sinfónica de Chicago; también su nombre estuvo asociado con la Orquesta de París (1972-75) y la Filarmónica de Londres (1979-83). La tensión y precisa articulación de las vigorosas interpretaciones de Solti alcanzaron celebridad internacional a través de sus grabaciones, destacándose entre ellas la primer versión integral de estudio de Der Ring der Nibelung, con la Filarmónica de Viena (1958-65).

Fuente:
Hamilton, David – THE METROPOLITAN OPERA ENCYCLOPEDIA

——————————–

Astrid Varnay2006 – Fallecimiento en Munich (Alemania) de la soprano ASTRID VARNAY a los 88 años de edad. ASTRID VARNAY había nacido en Estocolmo (Suecia) el 25 de abril de 1918, hija de un tenor y regista húngaro Alexander Varnay y de la soprano ligera Maria Yavor. Cuando tenía dos años su familia se trasladó a Estados Unidos donde comenzó estudios de canto con su madre, para continuarlos luego con Paul Althouse. Después prosiguió su preparación con Hermann Weigert, con quien se casó en 1944. Su debut se produjo por indisposición de Lotte Lehmann (Siglinde) en una Walküre del Met (6 de diciembre de 1941). Una semana después ya enfrentó a Brünhilde en la misma sala. En 1942 incorporó Elsa (Lohengrin), Elisabeth (Tannhäuser), Telea (creación mundial en The Island God de Menotti) y en 1944 Gutrune (Gotterdämmerung) y Kundry (Parsifal). Al año siguiente llegaron Isolde, la Freia de Das Rheingold y Ortrud (Lohengrin). En 1947, Eva (Die Meistersinger), Brünnhilde (Siegfried) y Venus (Tannhäuser). El repertorio alemán tuvo continuación con Salomé y Senta (ambas en 1950), la Brünnhilde (Gotterdämmerung, 1951), la protagonista de Elektra (1952) y la Marschallin (Der Rosenkavalier, 1953). En 1975 pasó a Clitemnestra y en 1979 fue Herodías en Salomé. Dentro del campo italiano, Varnay fue Amelia (Simón Boccanegra, 1949) y Santuzza (Cavalleria, 1951). Otros títulos de su repertorio del Met fueron Kostelnicka (Jenufa, 1974) y Leocadia Begbick (Aufstieg und Fall der Stadt Mahagonny, 1979). Varnay cantó en San Francisco entre 1946 y 1951, brindando Fidelio y La Gioconda, entre otras. En Chicago cantó Amneris (Aida, 1944) y la abuela en Lord Byron’s love letter de Banfield. Su actividad en la ópera italiana partió en México (1948). Ese sendero fue continuado con Il Trovatore (Covent Garden, 1951) y Macbeth (Maggio Musicale Fiorentino, 1951). Varnay tuvo una importantísima labor en Bayreuth, donde participó en la reapertura del Festival (1951) con una versión integral del Anillo del Nibelungo (Brünnhilde). Otros papeles (hasta 1967): Isolde, Ortrud, Sieglind, Gutrune, Senta, la tercera Norna y Kundry. Su primera actuación en la Opera de París se produjo en 1956 (con Isolde). Al año siguiente hizo las tres Brünnhilde y fue recibida por la Scala de Milán. En 1959 estreno la parte de Yocasta en el Edipo de Orff. Salzburgo la aplaudió en 1964/65 por la caracterización de la Elektra straussiana. Ya trasladada a la cuerda de mezzo (que adoptó casi definitivamente desde 1962) encarnó a Claire en Der Besuch der alten Dame de Einem y la nodriza de Die Frau ohne Schatten de Strauss. Cantante wagneriana de voz poderosa y algo gutural en los centros. A veces desbordó ese repertorio con resultados discutibles. No tuvo dificultades en los extremos del registro, aunque a veces la emisión adquiría un carácter errático. Sin embargo, la artista continuó en actividad hasta nuestros días a través de papeles secundarios. En el plano interpretativo Varnay captó excepcionalmente el meollo de los personajes, con la inclusión de una Elektra que hizo época.

Fuente:
Patrón Marchand, Miguel – CALLAS Y 99 CONTEMPORANEOS