1824 – Nacimiento en Mainz (Alemania) del compositor PETER CORNELIUS. Proveniente de una familia dedicada al teatro, estudió composición en Berlín con Siegfried Dehn mientras adquiría una rica base literaria. En 1852 tomó parte del círculo de Liszt en Weimar, conviertiéndose en un admirador de Wagner y Berlioz y un prolífico escritor de crítica. Después de que su ópera cómica Der Barbier von Bagdad (1858) fracasó en Weimar por razones políticas, Cornelius vivió en Viena donde compuso Der Cid, exitosamente estrenada en Weimar en 1865. Luego auxilió a Wagner en Munich y trabajó en su tercera ópera, Gunlöd, la cual nunca fue terminada. Junto con Der Barbier von Bagdad sus numerosos lieder demuestran sus melódicas y expresivas cualidades y a menudo, su ingenio. A pesar de ser parte del círculo de Wagner, conservó su independencia artística. CORNELIUS falleció en Mainz, el 26 de octubre de 1874.

Fuente:
Hamilton, David – THE METROPOLITAN OPERA ENCYCLOPEDIA

——————–

1871 – Estreno en el Teatro de la Opera de El Cairo de la ópera lírica en cuatro actos AIDA de Giuseppe Verdi (1813-1901); sobre libreto de Antonio Ghislanzoni (1824-1893), basado en unas notas de F. A. Mariette, reelaboradas por Camille Du Locle (1832-1903) en colaboración con Verdi.
Intérpretes: Antonietta Pozzoni, Eleonora Grossi, Pietro Mongini, Francesco Steller, Medini. Director: Giovanni Bottesini.

Fuente:
Hamilton, David – THE METROPOLITAN OPERA ENCYCLOPEDIA

Libreto bilingüe italiano-español:
Website Kareol – http://www.geocities.com/Vienna/Choir/7652/aida/aida.htm

——————–

Adam Didur1874 – Nacimiento en Sanok (entonces Galitzia austro-húngara) del bajo ADAM DIDUR. Sus primeros estudios fueron cursados con Wysocki. Se trasladó luego a Milán, donde tuvo como profesor a Emerich. Debutó en Río de Janeiro, en 1894, y actuó en varios teatros de Sudamérica y, más tarde, en El Cairo. En 1898 se registra su primera aparición en Italia, en el Teatro Vittorio Emmanuele de Messina. Al año siguiente fue contratado en la Opera de Varsovia donde cantó Les Huguenots, Faust, Aida, Mefistofele, La Bohème y algunas óperas polacas.
En 1903 debutó en La Scala con Das Rheingold, Rigoletto y Germania de Franchetti. A partir de ese momento cimentó una fama tan grande que lo colocó inmediatamente entre los bajos de primera categoría. Se lo consideró entonces el herededo de Edouard de Retszké.
El 14 de noviembre de 1908 cantó el Méphistophélès de Faust, en una gira del Metropolitan. Dos días después hizo su presentación oficial con ese elenco en la famosa Aida, que inició el reinado de Toscanini en Nueva York, y en la que debutaba además la Destinn.
A este papel siguieron Colline y Schaunard (La Bohème); Sparafucile (Rigoletto); Figaro y Almaviva (Nozze di Figaro); Don Basilio (Barbiere di Siviglia); Kezal (Novia vendida); Pistola (Falstaff), Plumkett (Marta); Stapps (Germania); Tomsky y Plutus (Dama de Pique); Ashby (estreno mundial de La fanciulla del West, 1910); el leñador (Königskinder); Ottavio (Donne Curiose); Tonio (Pagliacci); Marcel (Les Huguenots) y Coppelius (Contes d’ Hoffmann).
Y, además, el protagonista de Boris Godunov; Archibaldo (L’ amore dei tre re); Win-Shee (L’ oracolo); Alvise (Gioconda); Cieco (Iris); Galitzky y Kontchak (Príncipe Igor); Rodolfo (Sonnambula); Dulcamara (L’ elisir d’amore); Antonio (Lodoletta); Oberthal (Le Prophète); Rey Dodón (Gallo de Oro); Talpa (estreno mundial de Il Tabarro, 1918); Simone (estreno mundial de Gianni Schicchi, 1918); Giorgio (Reine Fiammette); Mustafá (Italiana in Algeri); Klingsor (Parsifal); Gremin (Eugenio Onieguin); protagonista de Mefistofele; Filippo II (Don Carlo); Mathieu (Andrea Chénier); Padre Guardiano (Forza del destino); Don Alfonso (Così fan tutte); Capuleto (Romeo et Juliette); Gessler (Guillermo Tell); Don Eligio (Anima Allegra); Don Pedro (L’ africaine); Venanzio (I Compagnacci); Ramón (La Habanera); José (Giovanni Gallurese); Iñigo (L’ Heure Espagnole); Fafner (Das Rheingold) y Emperador chino (Le Rosignol).
Totalizó casi mil representaciones en el Met, hasta 1929. En ese período colaboró con Mahler y Toscanini en importantes estrenos. Simultáneamente se presentó en Varsovia, Londres, San Petersburgo, Madrid, Barcelona y Buenos Aires. A partir de 1915 se pudo apreciar una declinación vocal que se acentuó en años posteriores. Se dedicó entonces a papeles de menor importancia. Falleció en Katowice, Polonia, el 7 de enero de 1946.
En Didur encontramos uno de los primeros ejemplos de versatilidad, en el sentido más amplio del término.
A su musicalidad se sumaban sus dotes escénicas y la belleza del timbre, siempre pastoso, colorido y fluido. Su interpretación de Boris estaba más inclinada hacia lo vocal, lo que lo colocaba en el lado más contrario a Chaliapin, que declamaba constantemente.
Llama la atención que no se haya vinculado a la Compañía Victor, como lo hicieron tantos colegas del Met; de esa forma su fama se hubiera extendido con mayor relieve entre más públicos.

Fuente:
Patrón Marchand, Miguel – 100 GRANDES CANTANTES DEL PASADO

——————–

Lucrezia Bori1887 – Nacimiento en Valencia (España) de la soprano LUCREZIA BORI. Su verdadero apellido era Borja González de Riancho, pero había preferido Bori incluso antes que el italianizado Borgia.
Bori había hecho sus primeros estudios en un convento, pero al manifestarse la vocación por el canto tomó lecciones con Melchor Vidal. Completó su formación vocal en Roma; debutó en el Teatro Adriano de esa ciudad como Micaela (Carmen), en 1908. En 1910 recibió un espaldarazo definitivo al protagonizar Manon Lescaut, acompañada por Caruso y Amato, y Madama Butterfly en el San Carlo de Nápoles.
En la temporada siguiente ya tenía su contrato con La Scala, interpretando entre otros papeles el de Octavian en el estreno italiano de Der Rosenkavalier, bajo la dirección de Tullio Serafin.
Fue una artista frecuentemente contratada por el Colón de Buenos Aires. Añadió varios títulos nuevos a su repertorio: Königskinder, de Humperdinck; Die lustigen Weiber von Windsor, de Nicolai, ambas en italiano, entre otros.
Su debut en el Metropolitan se produjo con Manon Lescaut, el 9 de junio de 1910, durante una gira de la compañía. En esa sala desarrollaría su actividad más importante, a pesar de una interrupción debida a un problema vocal ocurrido entre los años 1915 y 1921. Hacia el final de su carrera estrenó Peter Ibbetson, de Taylor. Su función de despedida se efectuó el 29 de marzo de 1936. Allí había cantado también L’amore medico, Il segreto di Susanna, Così fan tutte, La vida breve, La doncella de nieve, L’Heure Espagnole y Le Preziose Ridicole, además de los papeles típicos de su cuerda de soprano lírica.
Fue un infatigable sostén para varias instituciones musicales y una generosa consejera para jóvenes cantantes, como Licia Albanese, gozaron de su apoyo y adhesión. Falleció en Valencia, el 14 de mayo de 1960.
Era una mujer exquisita, de refinados modales y gran dinamismo. Luego de su retiro de la escena dio mucho que hablar, ya que su actividad en ayuda del Metropolitan y en otros proyectos fue espectacular. La gente la adoraba e impresionaba siempre como una persona altamente confiable.
Fue una cantante que descolló por su musicalidad, estilo y compenetración escénica, y las características de su órgano vocal la convirtieron en la gran soprano lírica de su época, habiendo encarnado con solvencia a Manón, Norina, Zerlina, Louise y Violetta. Con respecto a este último papel podemos decir que hacía toda una creación y usaba camelias frescas para cada función. En la escena final el Dr. Grenvil le traía algunas, y ella hacía que Annina las colocara en un florero vacío. En el delirio final las tomaba y arrojaba a su alrededor, muriendo en medio de ellas.
Su interpretación de Fiora, en L’amore dei tre re fue memorable, y no tuvo rivales en su tiempo, lo mismo que su Nedda y su Mélisande.
Prefirió siempre la sutileza a la extroversión verista, manteniendo siempre una línea de canto elegante y aristocrática. La voz en sí nunca fue mayormente atractiva, a causa de varios factores fundamentales: falta de brillo, ausencia de suficientes vibraciones y una emisión bastante monocorde. De todas formas, las crónicas de la época no dan demasiada importancia a esas fallas, lo que nos da la pauta de que el sistema de grabación no la favorecía. Como un factor fundamental de su éxito se debe tener en cuenta su gran versatilidad, que le permitía pasar en poco tiempo de Mélisande a Fiora, de Despina a Juliette a la Mary de Peter Ibbetson.
No tenía papeles favoritos, pero sí cierta preferencia por La Rondine, que había estrenado en el Met, en 1928, junto a Gigli, quien también fue su Romeo y su Rodolfo más frecuente.

Fuente:
Patrón Marchand, Miguel – 100 GRANDES CANTANTES DEL PASADO

——————–

Teresa Stich Randall1927 – Nacimiento en New Hartford (Connecticut, EE. UU.) de la soprano TERESA STICH-RANDALL. Estudió en el Hartford Conservatory y en la Universidad de Columbia. Creó el rol de Henrietta M. en Mother of Us All de Virgil Thomson (Nueva York, 1947). Bajo la dirección de Arturo Toscanini cantó la Sacerdotisa en Aida (1949) y Nannetta en Falstaff (1950) con la NBC Symphony. Su debut europeo tuvo lugar en el Maggio Musicale Fiorentino como la Sirena en Oberon de Weber, en 1952. En 1952 se presentó en el festival de Salzburgo y, ese mismo año, debutó en la Opera de Viena en La Traviata. Cantó en Aix-en-Provence (1953-71) y en Chicago (desde 1955). Debutó en el Metropolitan Opera, en 1961, como Fiordiligi (Così fan tutte) presentándose en dicha sala hasta 1966. En 1966 y 1967 se presentó en el Teatro Colón de Buenos Aires cantando los roles de Donna Anna (Don Giovanni) y Fiordiligi. En 1962, el gobierno austríaco le otorgó el título de Kammersängerin. Se retiró de la escena lírica en 1971.
TERESA STICH-RANDALL falleció en Viena (Austria) el 17 de julio de 2007.

Fuente:
Hamilton, David – THE METROPOLITAN OPERA ENCYCLOPEDIA

——————–

Alban Berg1935 – Fallecimiento en Viena (Austria) del compositor ALBAN BERG. Había nacido en Viena (Austria) el 9 de febrero de 1885. Fue el tercero de cuatro hijos de Conrad Berg, un comerciante y exportador acomodado procedente de Nuremberg, que tenía una tienda de libros, objetos de arte y artículos religiosos y de Johanna Braun, hija de un joyero imperial. El mayor de sus hermanos, Hermann, emigró a Estados Unidos, pero los otros dos Charly (Karl Bernhard) y Esmeralda, la única mujer, fueron sus compañeros de infancia. Su familia, de formación católica, vivió muy confortablemente hasta la muerte de su padre el 30 de marzo de 1900.
Berg tenía más interés por la literatura que la música cuando niño, y comenzó a componer lieder y dúos desde los quince años, con la educación musical tradicional que tuvo. Su hermana, excelente pianista, le introdujo en la música francesa contemporánea (Claude Debussy y Maurice Ravel sobre todo). En 1903 falló en los exámenes finales, lo que ocasionó una depresión que le llevó a un intento de suicidio. Al aprobarlos después, inició una práctica como auxiliar en contabilidad, en Statthalterei en la Baja Austria, mientras simultáneamente asistía a lecturas de Derecho y Musicología.
En 1904, Charly, hermano de Berg, llevó la música de algunos lieder a Schoenberg, quien gratamente sorprendido, se ofreció para darles clases, las que comenzaron desde octubre de aquel año (gratuitas hasta 1906 debido a su precaria situación económica). En ellas conoció a Anton Webern.
En 1906 adquirió una herencia que le permitió vivir más holgadamente y dedicarse más intensamente a sus estudios. En ese mismo año conocía a Helene Nahowski, cantante e hija de una familia acomodada y su futura esposa. En un recital en Viena el 7 de noviembre de 1907 ofreció los estrenos públicos de 3 lieder (que luego incluiría en sus Sieben frühe lieder)y una fuga con cuarteto de cuerdas y piano. En todas estas primeras obras, Berg reveló la influencia del romanticismo y el postromanticismo alemán (Schumann, Wagner, Brahms, Hugo Wolf, su maestro Schoenberg) y también del impresionismo francés (Debussy).
En 1910 terminó sus estudios con Schönberg. Su obra de “graduación” fue la Sonata para piano catalogada como Op.1; y según comentarios “una de las obras más formidables jamás escritas por un compositor”. Cuando Schoenberg abandonó el uso de la tonalidad (que había sido el sistema principal usado en la música occidental durante varios siglos) y comenzó a escribir a experimentar en lo que se llamaría atonalidad, Berg y su colega Webern se unieron a esta búsqueda de posibilidades sonoras y que se evidencian en sus Cuatro Lieder Op. 2 y su Cuarteto de cuerdas Op. 3. Durante toda su vida, Berg tuvo una gran amistad y estima hacia su maestro Arnold Schoenberg, a quien lo consideraba como un padre. También su compañero de clases Anton Webern fue un gran amigo suyo.
Un concepto importante que Schoenberg le enseñó es lo que se conocería después como variación continua, que consiste en que la unidad de una pieza depende de que todos los aspectos de ella deriven de una sencilla idea básica. Berg también transmitió esta idea a sus alumnos; uno de ellos, el filósofo Theodor Adorno dijo: “El principio más importante que me enseñó es el de la variación: se asume que todo debe desarrollarse y ser además intrínsecamente diferente.” La Sonata es un impactante ejemplo de trabajo de esta idea: toda la composición se deriva del motivo inicial de cuartas y de la frase inicial.
Berg fue parte de la élite cultural de Viena durante el período conocido como el fin de siècle. Este círculo incluyó a los músicos Alexander von Zemlinsky y Franz Schreker, el pintor Gustav Klimt, el escritor y satírico Karl Kraus, el arquitecto Adolf Loos y el poeta Peter Altenberg. El 14 de abril de 1911, estrenó su Sonata para piano y su Cuarteto de cuerdas, el 3 de mayo se casaba con Helene Nahowski, pese a la abierta hostilidad de su familia. De su idilio se conservan unas cartas de amor muy famosas. El 18 de mayo moría Gustav Mahler, el gran director y compositor austríaco, a quien Berg admiraba profundamente y que ejerció una poderosa influencia en su música.
En 1912 comenzó a componer música para unos textos de Peter Altenberg, singular poeta vianés que escribía breves poesías en postales que regalaba a sus amigos. En aquellos años, los miembros de la Trinidad Vienesa comenzaron a experimentar con la forma musical, escribiendo obras de extremada concisión y densidad y por lo tanto muy cortas; también compuso en este estilo (llamado estilo aforístico), sus Cuatro piezas para clarinete y piano en 1913. Precisamente, el 31 de marzo de ese año, se preparó el estreno de los Altenberg-Lieder Op. 4 para un concierto dedicado exclusivamente a obras de los alumnos de Schoenberg y dirigido por éste. La extrañeza de las piezas y la discreción del uso de la enorme orquesta sinfónica terminaron por causar un escándalo que interrumpió el concierto – las canciones serían terminadas de “estrenar” recién en 1952.
El 14 de mayo de 1914 Berg asistió a una representación teatral de Woyzeck (en ese tiempo se llamaba Wozzeck debido a un error de edición), drama inconcluso del entonces recién descubierto escritor alemán Georg Büchner y decidió componer música con él. Sin embargo, este proyecto se vio interrumpido por la Primera Guerra Mundial. Berg fue llamado a servir en la Armada del Imperio Austrohúngaro, primero en Hungría. Debido a su salud enfermiza, fue enviado al Ministerio de Guerra. Ahí comenzó a trabajar en su futura obra.
Terminada la guerra, en 1918 Schoenberg fundaba su Sociedad para Ejecuciones Musicales Privadas, que buscaba crear un ambiente ideal para la exploración de música nueva no apreciada y poco familiar mediante ensayos públicos, ejecuciones repetidas, y la exclusión de todos los críticos profesionales y en la que Berg colaboraría asiduamente. En 1920 Berg tuvo una exitosa actividad como escritor, por un tiempo dudó de si seguir componiendo o enfocarse en escribir. También enseñaba particularmente, uno de sus alumnos fue el después brillante filósofo Adorno.
En 1921 terminaba su ópera Wozzeck. Al año siguiente publicaba la partitura de la reducción para piano de su ópera con el aporte económico de su gran amiga Alma Mahler, la viuda del compositor. En 1923 firmaba un contrato para la publicación de su obra con Universal Edition (hasta hoy en día se encarga de ello).
Debido que los teatros de ópera rechazaban estrenar su obra, el director Hermann Scherchen sugirió que escribiese una especie de suite sinfónica para llamar la atención del público y los empresarios por su reciente obra. Estrenó entonces en 1924 en Fráncfort del Meno sus Tres escenas de Wozzeck para soprano y orquesta, que tuvo un gran éxito, y permitió el estreno de la ópera completa el 14 de diciembre de ese mismo año en la Ópera Estatal de Berlín por el director Erich Kleiber. Wozzeck consagró internacionalmente al compositor, que se dedicó en los años siguientes a viajar por toda Europa para supervisar las representaciones de Su ópera y dar conferencias: Praga en 1926, Leningrado en 1927, Oldenburgo en 1929 y 25 veces más durante el resto de su vida. También le permitió vivir con mayor holgura.
En 1923, Schoenberg anuncia su último descubrimiento: la técnica dodecafónica. Inmediatamente sus alumnos comenzaron a usarla, la primera obra en que la emplearía sería en la re-musicalización de “Schliesse mir die Augen beide” (cierra mis dos ojos). La puso libre y parcialmente en práctica en su Suite Lírica (1925) para cuarteto de cuerda, obra que llevaba oculta su relación extramatrimonial con Hanna Fuchs. Esta obra sería estrenada por el famoso Cuarteto Kolisch el 8 de enero de 1927, y después a pedido de su editorial haría un arreglo de 3 de los movimientos para orquesta de cuerdas. Berg siempre usó el dodecafonismo en forma muy libre, violando las ortodoxas reglas que puso inicialmente Schoenberg, dándole un particular color tonal. En esa época también el Concierto de cámara que dedicaba al cincuentenario de su maestro Schoenberg, y en la que como era su costumbre, colocaba una serie de símbolos, alusivos a la Trinidad Vienesa.
En 1927 consideraba musicalizar el cuento fantástico de Gerhart Hauptmann Und Pippa tanzt. Finalmente se decide a poner música en 1928 al tema de Lulu del dramaturgo Frank Wedekind que había visto en escena en 1905. En 1929 escribe por encargo una aria de concierto Der Wein (El vino), basado en poemas de las Las flores del mal de Charles Baudelaire traducidos por Stefan George. En 1930 fue nombrado miembro de la “Prüßischen Akademie der Künste”.
Berg se dedicaba intensamente a la composición de su nueva ópera. Dedicó para el cincuentenario de Anton Webern el Lied der Lulu que terminó el 3 de diciembre de 1933. Con la Anschluss (anexión) de Austria por la Alemania de Hitler, y con la censura nazi de los estilos musicales considerados Entartete Kunst (arte degenerado), Berg pasó serias dificultades económicas. Además sufrió el exilio de su gran amigo Schoenberg por el creciente antisemitismo.
En abril de 1934, estaba culminando la composición de Lulu. El estreno mundial es programado para Berlín por el director Erich Kleiber. Compuso entonces, al igual que para Wozzeck, la Lulu Suite que se estrenó el 30 de noviembre en la Ópera Estatal de Berlín con Erich Kleiber. Debido a las hostilidades contra Kleiber y la campaña de la prensa, éste emigró en enero del año siguiente. Las obras de Berg fueron prohibidas en Alemania. Entonces interrumpe la composición de Lulu (faltaba la orquestación de los últimos actos) desde abril hasta agosto de 1935 para componer su Concierto para violín, dedicado a la hija del matrimonio de Alma Mahler con Walter Gropius, Manon, que había muerto paralizada por poliomielitis. En nochebuena de ese mismo año, Berg fallece de una septicemia causada al parecer por una picadura de abeja, dejando Lulu inconclusa – el acto III sería orquestado después por el compositor austríaco Friedrich Cerha el 24 de febrero de 1979 en París, bajo la dirección de Pierre Boulez. Su Concierto para violín “Dem Andenken eines Engels” (a la memoria de un ángel) sería estrenado póstumamente el 19 de abril de 1936 por el violinista Louis Krasner y el director Hermann Scherchen en Barcelona.

Fuente:
Wikipedia – La enciclopedia libre

——————–

Maria Chiara1939 – Nacimiento en Oderzo (Italia) de la soprano MARIA CHIARA. Estudió en el Conservatorio de Venecia y en Turín con el tenor Antonio Cassinelli y la soprano Maria Carbone. Debutó en La Fenice de Venecia en 1965, como Desdémona en el Otello verdiano. Cantó en Berlín (1977), Hamburgo (1971) y La Scala (1972). Debutó en el Metropolitan Opera de Nueva York como Violetta en La Traviata (1977).
MARIA CHIARA frecuentemente ha interpretado los roles de las óperas de Puccini y Verdi, incluyendo el rol titular de Aida (en el Teatro alla Scala en una produccion dirigida por Luca Ronconi disponible en DVD), Violetta Valéry, Floria Tosca y Madama Butterfly. Aunque se ha retirado como intérprete, MARIA CHIARA permanece activa en el entrenamiento vocal de nuevos cantantes.

Fuente:
Hamilton, David – THE METROPOLITAN OPERA ENCYCLOPEDIA

——————–

Arnold Ostman1939 – Nacimiento en Malmö (Suecia) del director ARNOLD ÖSTMAN. Estudió en Estocolmo y París. En 1974 fundó la Norrland Opera de Umeä, en la cual ejerció la dirección musical hasta 1979. En el período 1979-1972, fue director del famoso Teatro de la Corte de Drottningholm, en Estocolmo, Suecia. En este hermoso teatro introdujo la práctica de interpretar las óperas clásicas en instrumentos de época, comenzando con la versión de Praga del Don Giovanni mozartiano. Ha dirigido ópera en la Staatsoper y en la Volksoper de Viena, la Opéra y la Opera Bastille de París, en el Covent Garden de Londres y en los teatros líricos de Parma, Trieste, Colonia, Bonn, Toulouse, Niza, Wexford, Madrid, Washington y, Lausana, entre otras. También participó, en distintas oportunidades en los festivales de Schwetzingen y Viena. En el repertorio de obras sinfónicas Östman ha dirigido las Orquestas de las Radios de Hamburgo, Colonia, Stuttgart y Baden-Baden; la Filarmónica de Stuttgart, la Orquesta Nacional de Francia, la Orquesta Nacional de Lille, la Orquesta Tonkünstler de Vienna, la Orquesta de la Academy of Ancient Music, la Orquesta Gürzenich (Colonia), la Orquesta de Cámara de Ginebra, la Orquesta Filarmónica de Radio France, la Freiburger Baroque Orchester y la Orquesta del Concertgebouw de Ámsterdam Se ha especializado en las óperas de Gluck y de Mozart y ha realizado excelentes y numerosas grabaciones de éstos y otros autores, la mayoría de ellas en instrumentos originales.

Fuente:
Wikipedia – La enciclopedia libre

——————–

Josef von Manowarda1942 – Fallecimiento Berlín (Alemania) del bajo JOSEF VON MANOWARDA. Había nacido en Cracovia (Polonia) el 3 de julio de 1890. Perteneció a una familia noble austríaca y al principio se preparó en Viena para ingresar al cuerpo diplomático, además de estudiar Filosofía en Graz. En esta ciudad inició estudios de canto y fue allí donde descubrió sus cualidades vocales. Debutó en la Opera de Graz en 1914 y desde 1915 a 1918 perteneció al elenco de la Volksoper de Viena, mientras que estudiaba con Otto Iro. En 1918 fue contratado por la Opera del Estado de Viena donde, en 1919, participó del estreno de Die Frau ohne Schatten, encarnando al Mensajero de los Espíritus. Su voz, de una extensión notable, y su gran musicalidad le permitieron destacarse de la misma forma en ópera como en recitales y fue un gran intérprete mozartiano a la par que wagneriano. Se presentó por primera vez en Bayreuth en 1931 y cantó en los Festivales hasta 1942 los roles de Pogner, Fafner, Hunding, Dalan, Titurel, Gurnemanz, los reyes Marke y Enrique, y Fasolt. En otros de los numerosos e importantes teatros que requirieron sus valiosos servicios también cantó personajes generalmente asignados a barítonos heroicos.

Fuente:
Cernadas Quesada, Alfredo – 100 AÑOS DE BAYREUTH [Comentarios para la edición en LP del sello Deutsche Grammophon]