1728 – Nacimiento en Bari (Italia) del compositor NICCOLÒ PICCINNI. Alumno del conservatorio S. Onofrio de Nápoles, tuvo como profesores a Leonardo Leo y Francesco Durante y como compañero de estudio a Pasquale Anfossi. Compuso su primera ópera, Donne dispettose, en 1754 y la primera seria estrenada lo fue en el Teatro San Carlo, Zenobia (1756). En 1758, escribió una nueva ópera, Alexandre aux Indes con un libreto de Metastasio. Después, Piccinni consiguió un encargo para Roma y se mudó allí en 1758, y tuvo un éxito considerable, con obras como La bonne Fille (1760), basada en una obra de Carlo Goldoni. Compuso a continuación más de cincuenta nuevas obras líricas, y rehizo Alexandre aux Indes en 1774. Pero fue apreciado sobre todo por sus óperas bouffes. En 1773, su reputación en Roma comenzó a palidecer frente a la de Anfossi y en 1776, aceptó una invitación de la corte de Francia y se convirtió en profesor de canto de la reina Maria Antonieta y director del Théâtre-Italien. Decidió entonces consagrarse principalmente a la escritura de óperas y, en 1778, compuso su primera ópera francesa, Roland, que le supuso un importante renombre.
Fue en París donde encontró a otro compositor con el que tuvo una rivalidad bien conocida: Gluck. Este último reformó la ópera con el objetivo de introducir en ella más verdad dramática. Esta Querella de gluckistas y piccinnistas aumentó la notoriedad de Piccinni, pero le dio al final ventaja a Gluck. La ópera Iphigénie en Tauride de Piccinni (1781) fue representada dos años después de la obra homónima de su oponente.
En 1783 Piccinni hizo representar Didon, su obra considerada como la más lograda. El mismo año, se acordó una pensión de la corte de Francia. Pero a partir de 1784, atravesó un periodo difícil y la competencia de Antonio Sacchini y de Antonio Salieri le pusieron en dificultades y varias de sus óperas fueron fracasos de público, en particular su Pénélope en 1785. Conociendo algunos problemas durante la Revolución Francesa, su pensión le fue retirada en 1791, y el matrimonio de su hija con un jacobino le valió una estancia en prisión, volvió a Nápoles y de allí a Venecia, donde compuso Griselda (1793). Más tarde, en 1798, regresó a París, donde fue nombrado sexto inspector del Conservatorio de París. Su salud estaba entonces ya muy deteriorada y no pudo asegurar los deberes de su cargo.
Piccinni fue autor principalmente de obras vocales (sobre todo óperas), pero también de varias piezas para clavecín y de música sacra.
NICCOLÒ PICCINNI falleció en París (Francia) el 7 de mayo de 1800.

Fuente:
Wikipedia – La enciclopedia libre

—————————

1891 – Fallecimiento en París (Francia) del compositor LEO DELIBÉS. Había nacido en Saint-Germain-du-Val (Sarthe, Francia) el 21 de febrero de 1836.
Comenzando en 1847, Delibes estudió composición en el Conservatorio de París, donde obtuvo un primer premio de solfeo en 1850. Fue alumno de Adolphe Adam. Un año más tarde, también tomó clases de canto, aunque terminó siendo mejor organista que cantante. Ascendió posiciones como pianista acompañante y director de coro en el Théâtre Lyrique, segundo director de coro en la Ópera de París (1864), y organista en el Saint-Pierre-de-Chaillot entre 1865 y 1871. La primera de sus varias operetas fue Deux le sous charbon, compuesta en 1856 para el Folies-Nouvelles.
Delibes alcanzó verdadera fama en 1870 con el éxito de su ballet Coppélia. Se estrenó en la Ópera de París. Se basa en una historia del escritor alemán Ernst Theodor Amadeus Hoffmann. Cuenta el destino del viejo Dr Coppelius y de su muñeca Coppélia, que cobra vida. A menudo se interpreta como suite de concierto.
Entre sus otros ballets están Sylvia, escrito con Léon Minkus y publicado en 1876; su acción se desarrolla en Grecia. Destaca el “Pizzicato” de este ballet, uno de los mayores éxitos de Delibes. Gran amante de la danza, Chaikovski admiró ambos ballets.
Delibes también compuso varias óperas, la última de las cuales, la exuberante y orientalizante Lakmé, fue estrenada en la Opéra-Comique en 1883. Narra el amor imposible de un oficial británico y la hija de un sacerdote de Brahma, en la India del siglo XIX. Contiene, entre muchos números deslumbrantes, el famoso número de lucimiento para soprano de coloratura conocido como la Scène et légende de la fille du paria, llamada Air des clochettes (Canción de la campana): “Où va la jeune Indoue?”; el dúo D’où viens-tu? Que veux-tu?, llamado Dueto de las flores, es igualmente famoso; se trata de una barcarola que los anuncios comerciales de British Airways hicieron familiar al público general.
En su época, sus óperas impresionaron lo suficiente a Chaikovski como para que considerase a Delibes “mucho mejor que Brahms”, lo cual no es muy elogioso, habida cuenta de que el compositor ruso consideraba a Brahms “un bastardo sin talento.”
En 1867 Delibes compuso el Divertissement Le Jardin Animé para la recuperación del ballet Le Corsaire de Joseph Mazilier y Adolphe Adam; escribió una misa, una cantata sobre el tema de los argelinos; y compuso operetas y música ocasional para el teatro, tal como danzas y aires antiguos para Le roi s’amuse (El rey se divierte) de Víctor Hugo (1882), la obra teatral que Verdi convirtió en Rigoletto.
Algunos musicólogos creen que el ballet Fausto de Charles Gounod fue realmente compuesto por él. También son muy famosas sus canciones Bonjour, Suzon! y Les Filles du Cadix (Las muchachas de Cádiz). En 1884, Delibes fue elegido para la Academia.
Delibes es recordado como un maestro de la tradición musical francesa, ligera y melodiosa, como él mismo proclama: «Por mi parte, reconozco que Wagner me hace sentir emociones muy vivas, me provoca entusiasmo. Pero, si como oyente, siento por el maestro alemán una profunda admiración, rechazo, como productor, imitarlo.»
Murió dejando inacabada una ópera, Kassya, que fue orquestada por Jules Massenet, lo que permitió estrenarla en 1893.

Fuente:
Wikipedia – La enciclopedia libre

—————————

1901 – Fallecimiento en París (Francia) del libretista JULES BARBIER.  Había nacido en París el 8 de marzo de 1825. Fue autor de los libretos de muchas óperas románticas francesas, varias de ellos conjuntamente con Michel Carré (señalados con un asterisco): Charles Gounod: Le Médecin malgré lui (1858) (*), Faust (1859) (*), La Colombe (1860), Philémon et Baucis (1860), La Reine de Saba (1862), Roméo et Juliette (1867) (*) y Polyeucte (1878). Giacomo Meyerbeer: Le Pardon de Ploermel (más tarde revisada como Dinora). Jacques Offenbach: Los cuentos de Hoffmann (1881). Camille Saint-Saens: Le Timbre d’argent. Ambroise Thomas: Hamlet (1868) (*) y Mignon (1866) (*).
También fue el autor de la trama del ballet Sylvia (1876), con coreogradía de Louis Mérante y música de Léo Delibes.

Fuente:
Wikipedia – La enciclopedia libre

—————————

Pilar Lorengar1928 – Nacimiento en Zaragoza (España) de la soprano PILAR LORENGAR.
Su verdadero nombre era Lorenza Pilar García Sola. De familia humildísima, a los siete años sus padres consiguieron que ingresara en el colegio de religiosas de Villahermosa y en el coro comenzó a cantar. Siendo muy joven perdió al padre y su madre, que también cantaba, no intentó disuadirla porque secretamente tenía la ilusión de que su hija fuera algún día una gran cantante. Y para su satisfacción pudo verlo.
Cuando a los catorce años Pilar salió del colegio, tomó parte en los programas de “Ondas infantiles” que emitía Radio Zaragoza destacando su voz sobre las demás. Su madre, en tanto, se ganaba la vida como costurera y para ayudarla Pilar consumió su adolescencia cantando en cafés y salas de fiestas. Luego, en 1940 decidieron trasladarse a Madrid. Los primeros tiempos fueron difíciles. La madre cosía de la mañana a la noche y durante algún tiempo Pilar trabajó como aprendiza de sastra y dependienta de zapatería. La afición al canto crecía en ella de forma irresistible. Comenzó a actuar en todos los programas de Radio Madrid que dirigía el maestro Tejada. Aunque su voz era bonita, comprendió que necesitaba adquirir la técnica necesaria. Entre los nombres de maestros de canto eligió el de Angeles Ottein, gloriosa figura de la ópera. La admitió entre sus discípulas y con gran sacrificio pudo costearse las clases. Durante meses volvió a cantar en los cafés. La zarzuela era de momento la gran salida, y en 1951 consiguió ingresar en la compañía del maestro Guerrero como segunda tiple, con un sueldo de 125 pesetas diarias por las funciones de tarde y noche. Ese mismo año falleció el popular músico toledano dejando sin terminar su obra El canastillo de fresas, que completaron diversos compositores. Pilar estrenó el papel de protagonista en el Teatro Albéniz el 16 de noviembre con un éxito tan entusiasta que tuvo que cantar la romanza tres veces. Esa noche fue su revelación.
Hasta 1955 su carrera se desarrolló mayoritariamente dentro de los límites de su país, pero en este año obtuvo un sonoro triunfo en el Festival de Aix-en-Provence con el papel de Cherubino de Le nozze di Figaro. Después fue Pamina en Die Zauberflöte, en el Festival de Glyndebourne en 1956. Al comienzo de su carrera destacó en Don Giovanni, La Bohème y Madama Butterfly. En 1955 triunfó en el Covent Garden como Violeta en La Traviata. Desde entonces llevó a cabo una carrera internacional de primer orden, aunque su contrato con la Deutsche Oper de Berlín, a partir de 1958, limitó un poco el impacto de su proyección exterior, ya que sus actividades en dicho centro le dejaban un margen menor de movilidad para aceptar contratos. Por esta y otras varias razones Pilar Lorengar no actuó con mucha frecuencia en España, dándose el caso de que su debut en el Gran Teatro del Liceo no tuvo lugar hasta 1985, con Lohengrin. El público americano tuvo la oportunidad de aplaudirla por vez primera en San Francisco, en la temporada 1964-65, como Desdémona en Otello, cantando más tarde Liù en Turandot.
Ha cantado en casi todos los teatros y salas de concierto de renombre, como Salzburgo, Viena, París, Bruselas, La Scala de Milán, Colón de Buenos Aires, Bellas Artes de México, Chicago, Washington, así como Israel, Sidney y Japón, donde viajó con la Ópera de Berlín en 1963. Actuó regularmente en los más importantes teatros de los Estados Unidos, y con motivo de la inauguración del Nuevo Metropolitan en 1967 cantó Die Zauberflöte. El último papel que incorporó a su repertorio fue el de Magdalena en Andrea Chénier, que cantó en la Ópera de Lyon en 1989.
En nuestro país cantó relativamente poco. Cabe destacar Pepita Jiménez, en 1964, con Alfredo Kraus y Raimundo Torres, en el Teatro de La Zarzuela; Le nozze di Figaro, con Teresa Berganza; Falstaff, en 1983, junto a Juan Pons, y Otello, en 1985 con Plácido Domingo. En el Liceo barcelonés intervino en las funciones de Lohengrin, en 1986, lo que constituyó su tardío debut en este teatro. Pilar Lorengar escogió el Teatro Campoamor de Oviedo para su concierto de despedida, que tuvo lugar el 22 de octubre de 1991. PILAR LORENGAR falleció en Berlín el 2 de junio de 1996.
A lo largo de su vida artística recibió el Premio Nacional de Interpretación, el Lazo de Isabel la Católica, la Medalla de oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid y el Premio Ofelia Nieto, además de otros muchos en Inglaterra, Francia y Alemania.

Fuente:
Website La Zarzuela – http://lazarzuela.webcindario.com/

—————————

Marilyn Horne1934 – Nacimiento en Bradford (Pennsylvania, EE. UU.) de la mezzosoprano MARILYN HORNE. Estudió con William Vennard en la Universidad de Southern California y en Santa Bárbara con la legendaria Lotte Lehmann, perteneció al Roger Wagner Chorale y dobló a Dorothy Dandridge en la película Carmen Jones además de cantar avisos publicitarios para televisión y shows.
Inició su carrera como soprano lírica evolucionando hacia una de las voces más importantes aparecidas en la segunda mitad del siglo XX en la cuerda de mezzosoprano. Su arte floreció en un período donde otras grandes compañeras de registro – la española Teresa Berganza y sus compatriotas Shirley Verrett y Grace Bumbry – contribuyeron al reestablecimiento de una tradición perdida.
A principios de la década del 60, Horne se destacó cantando Richard Wagner, Mahler, Brahms y música dodecafónica. La primera parte de su carrera operistica la realizó en Europa, en la Opera de Gelsenkirchen, Alemania donde probó su versatilidad cantando infinidad de roles, desde Marie en Wozzeck a una de las Valquirias, Bach, Mozart, Beethoven, opereta y opera italiana (Minnie, Mimi, Fulvia, Amelia). Su debut en La Scala se produjo gracias a la invitación de Igor Stravinsky como Jocasta en Edipo Rey, 1969 pero su consagración scalígera tuvo lugar posteriormente con El sitio de Corinto de Rossini junto al debut de otra diva connacional, la soprano Beverly Sills.
Su asociación artística con la gran soprano australiana Joan Sutherland (y su marido, el director Richard Bonynge) fue una de las más exitosas de su era, ambas llevaron el arte del bel canto a un altísimo nivel especialmente como Norma y Adalgisa en la ópera homónima de Bellini, uno de los tests supremos para toda soprano y mezzosoprano, en Beatriz de Tenda, Semiramide de Rossini, Lucrezia Borgia y Anna Bolena de Donizetti.
Gracias a la influencia de los directores Henry Lewis y Richard Bonynge, se especializó en el difícil repertorio de coloratura del bel canto reviviendo un arte que parecía extinto. Como Pauline Viardot y otras divas de la época en el siglo XIX, Horne descolló como ninguna en el siglo XX como mezzosoprano de coloratura especializándose en los tres grandes roles de Rossini compuestos originalmente para la cuerda, Rosina de Il barbiere di Siviglia, Angelina de La Cenerentola e Isabella de L’ italiana in Algeri al que hizo suyo así como La donna del lago y Tancredi.
Su esperado debut en el Metropolitan Opera fue como Adalgisa junto a Sutherland en 1970 siguiéndole actuaciones como Orfeo, Rosina, Isabella, Amneris y en 1972 como Carmen dirigida por Leonard Bernstein. En 1977, dirigida por Henry Lewis y producida por John Dexter de la ignota El Profeta de Giacomo Meyerbeer fue otro hito en su carrera metropolitana en el personaje de Fides junto a Renata Scotto y James McCracken.
En 1984 el MET montó por primera vez una ópera deHändel en su honor:Rinaldo. Para ese teatro en 1991, John Corigliano le compuso el cameo de Samira, una sátira a su famosa Isabella, motivando una festejada aparición en la ópera Los espectros de Versalles. Horne reaparecio en 1995 como Genevieve en las funciones de Pélleas et Mélisande de Debussy celebrando el 25 aniversario de su colega Frederica von Stade y en 1996 como Miss Quickly en Falstaff, sus últimas funciones en el MET.
Otros roles fueron Orfeo y Euridice de Gluck, Orlando Furioso de Vivaldi, Mignon de Thomas, Semele de Handel, Dalilah de Saint Saens, Amneris de Aida, Azucena de Il Trovatore, Miss Quickly de Falstaff, La Navarraise de Massenet, la Zia Principessa de Suor Angelica de Puccini.

Fuente:
Wikipedia – La enciclopedia libre

Website The Marilyn Horne Foundation:
http://www.marilynhornefdn.org/

—————————

1935 – Estreno en el Teatro alla Scala de Milán de la ópera en tres actos NERONE de Pietro Mascagni (1863-1945), sobre libreto de Guido Targioni-Tozzetti (1863-1934), basado en la comedia homónima de Pietro Cossa (1830-1881).
Intérpretes: Lina Bruna Rasa, Margherita Carosio, Aureliano Pertile. Director: Pietro Mascagni.

Argumento: La acción se desarrolla en Roma, en el siglo I. En una taberna de la Suburra, el propietario, Mucrón, y algunos clientes, Petronio (gladiador), Nevio (pantomimo) y Eulogio (mercader de esclavos), discuten durante su francachela sobre los temas que están a la orden del día en la capital: el libertinaje del emperador y la difusión de la nueva secta de cristianos. Acompañado de su amigo Menecrato llega Nerón en persona: bajo falsos vestidos sigue a Egloge, una esclava-bailarina de origen griego de la que se ha enamorado y que se ha refugiado en la taberna. Nerón se queda solo en el local, ebrio. Llega Acté, liberta y concubina imperial, y le reprocha su vida de disipación; la mujer, que lo ama sinceramente, conoce la pasión de Nerón por Egloge y amenaza con matar a la esclava. El emperador no se preocupa de sus advertencias, y Acté, durante un banquete, lleva a término su propósito envenenando a su rival. Mientras Nerón se desespera, se desencadena en Roma una revuelta contra el emperador, que huye, acompañado de Acté y dos libertos, uno de los cuales, Faonte, le ha ofrecido refugio en su cabaña. En este lugar concluye la peripecia: Nerón, a quien se ha unido el centurión Icelo, que quiere llevarlo al Senado, se apuñala con la ayuda de Faonte. Acté ya lo ha precedido en la muerte.

Esta ópera aparecida en 1935 y esperada tras catorce años de silencio como un acontecimiento, fue compuesta en pocos meses, si bien desde 1895, la época de Ratcliff, ya pensase Mascagni en poner en música la “comedia” de Cossa. No obstante las afirmaciones del músico en el sentido de que deseaba atenerse fielmente a la concepción del autor, en el arreglo de Targioni-Tozzetti es la figura de Nerón, sin embargo, bastante distinta a la del original teatral; en efecto, más que las dotes y las aspiraciones artísticas, el libretista subraya el carácter cínico y sensual del emperador. La ópera, en la que la instrumentación aparece menos cuidada que en las obras precedentes, es rica en páginas preponderantemente vocales.

Fuente:
Bertelé, Antonio [et alt.] – ENCICLOPEDIA DEL ARTE LIRICO

—————————

Arturo Toscanini1957 – Fallecimiento en Nueva York (Estados Unidos) del director ARTURO TOSCANINI. Nacido en Parma el 25 de marzo de 1867, hijo de Paola y Claudio, perteneciente a la media burguesía con un pasado garibaldino, Arturo Toscanini estudió violonchelo y composición en el Conservatorio de Parma, donde se diplomó en 1885. A los 19 años de edad se marchó a Brasil como violonchelista para una temporada dedicada a la ópera italiana y tuvo que reemplazar en el podio al director de orquesta brasileño Miguez que abandonó la escena durante Aida de Verdi. Así empezó la extraordinaria carrera del Maestro, considerado el director más grande de todos los tiempos. De vuelta a Italia, dirigió, entre otros, el estreno de Pagliacci de Leoncavallo en el Teatro Dal Verme de Milán en 1892, y en 1895, tras su nombramiento como director artístico del Teatro Regio de Turín, estrenó La Bohème de Puccini, dirigió la primera representación italiana de El Ocaso de los Dioses de Wagner y el estreno de Tristán e Isolda en Turín.En 1898, a la edad de 31 años, se convirtió en director estable del teatro La Scala de Milán, el teatro lírico más importante, donde dirigió los estrenos en Italia de Sigfrido de Wagner, Eugenio Oneguin de Chaikovski, Salomé de Strauss, Pelléas et Melisande de Debussy y Tosca de Puccini. Fue el primer director de orquesta italiano en alcanzar fama mundial, dotado de una memoria prodigiosa y una voluntad de hierro, capaz de interpretar a la perfección la escritura musical y comunicar, con la sequedad del gesto y la esencialidad de la expresión, todos los matices de una partitura. Toscanini compaginó pasión y rigor intelectual, en el cuidado de los detalles, la capacidad de seguir y armonizar ritmo y tensiones musicales, con extrema fidelidad al texto y genialidad de intérprete.Bajo su dirección, los teatros líricos adquirieron un método para valorizar al máximo cada elemento de la representación -voces, coro, orquesta, vestuario, escenas, luces – y los músicos perfeccionaron su nivel de ejecución. En 1908 fue llamado para trabajar en el Metropolitan de Nueva York, donde dirigió, entre otros, el estreno de La Fanciulla del West de Puccini; desde entonces Estados Unidos se convirtió en su segunda patria. De vuelta a Italia en 1915, al final de la guerra reorganizó la orquesta del Teatro La Scala, con la que se marchó de gira a América. En 1928 fue nombrado director estable de la Filarmónica de Nueva York y se enfriaron sus relaciones con Italia: llamado en 1931 a dirigir un concierto en Bolonia en honor de G. Martucci, se negó a tocar los himnos oficiales y a la salida del teatro fue abofeteado por un grupo de fascistas. Dejó entonces definitivamente el país, se estableció en Estados Unidos y volvió a Italia sólo en 1946 para dirigir el concierto inaugural de La Scala después de su reconstrucción.Aunque en el último período de su carrera se acercó más al género sinfónico, la ópera siempre fue preferente para el Maestro, como acredita la grabación en vivo de Falstaff que Toscanini dirigió en Nueva York en 1950, a la edad de 83 años. Falleció en su casa de Riverdale en el Bronx el 16 de enero de 1957, pocas semanas antes de su noventa cumpleaños.

Fuente:
Website Italica – Rai Internacional
http://www.italica.rai.it/